DIETAS DEPURATIVAS: OBJETIVO Y PRECAUCIONES

Las dietas depurativas tienen como objetivo limpiar el organismo de toxinas. Esto es posible gracias a que, debido a la ausencia de grasas y proteínas y a su contenido en fibra y potasio, ayudan al hígado y al riñón a hacer su función y eliminar lo que les sobra. Además a través de los líquidos que se ingieren durante las mismas se favorece la eliminación de residuos a través de la orina.


 

En contra de lo que se piensa, las dietas depurativas no tienen por qué ser restrictivas. Es más, puedes tomar alimentos que en otras dietas no están permitidos.

No hay que olvidar que las dietas depurativas no están recomendadas para personas que padezcan alguna insuficiencia renal, hepática, mujeres embarazadas, diabéticas, pacientes oncológicos o personas con trastornos de la conducta alimentaria, niños o ancianos.

Por ello, y para no poner en riesgo la salud, es aconsejable que antes de iniciar este tipo de dietas, se consulte con un nutricionista y, sobre todo, no se prolonguen más de dos o tres días.


Los beneficios de una dieta detox son muy visibles en muy poco tiempo ya que consiguen eliminar la retención de líquidos, la sensación de hinchazón del estómago, los gases y otros síntomas molestos que te hacen parecer con más peso del que, en realidad, tienes.

LOS ALIADOS DE LAS DIETAS DETOX: VERDURAS, FRUTAS Y BEBIDAS DEPURATIVAS.  

  • · VERDURAS 

En lo que a verduras se refiere, la alcachofa es uno de los depurativos estrella: es diurética, regula el intestino y estimula la producción de bilis y el vaciamiento de la vesícula, por lo que es un excelente alimento para eliminar toxinas.  Y lo mejor de todo es que tiene muy pocas calorías.

Otros alimentos depurativos a tener muy en cuenta son el apio, que tonifica el hígado; los espárragos, que son ricos en potasio y favorecen el tránsito intestinal; la cebolla, con una función diurética impecable; o la escarola, que además de tonificar el hígado, depura más que otras hortalizas y evita las flatulencias.

Estos alimentos depurativos pueden tomarse en crudo, cocinados, en caldo o en infusión.

  • · FRUTAS

Además de tener un potencial calórico muy bajo, las frutas son ricas en fibra, por eso se convierten en un excelente aliado para depurar tu organismo.

De entre ellas, la más destacada es la piña por su alto contenido en fibra y en bromelina, que facilita las digestiones. Además, es muy poco calórica, ya que el 85% de la piña es agua!. Eso sí, es crucial, tomarla natural en lugar de en almíbar.

Otro alimento depurativo y delicioso son las fresas, fuente antioxidante y además diurética, que facilita la eliminación de ácido úrico por la orina y purifica el hígado.

La uva también contiene gran cantidad de potasio, que ayuda a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo. En este sentido es especial mente eficaz un zumo de uva en ayunas.


Para potenciar el efecto depurativo, hazte zumos naturales mezclando varias frutas, como kiwi, naranja, piña, manzana o pera. Siempre que puedas, tómalos con pulpa y con piel pero recuerda no añadir nada de azúcar o edulcorantes.

  • · BEBIDAS DEPURATIVAS

Además de optar por determinados alimentos, cuando se sigue una dieta de este tipo el agua es el líquido estrella. Te ayuda a mejorar las digestiones, te sacia cuando tienes falsa sensación de hambre y combate la retención de líquidos.

Si no llegas al 1.5l/diario, tómala en forma de infusiones de cola de caballo, regaliz, melisa, diente de león o hinojo, muy recomendadas en estos casos.

Es importante que antes y después de realizar este tipo de dietas no te des un atracón pues ésto puede tener consecuencias muy negativas para tu cuerpo. Es importante preparar tu cuerpo y tu mente tanto para recibir estos alimentos más ligeros como para dejar de tomarlos.

Una vez que te sientas menos hinchada y que recuperes tu peso habitual después del verano, de las fiestas de Navidad, de un fin de semana o de unos meses sin control es conveniente introducir de nuevo una alimentación variada de forma paulatina pues la mejor manera de bajar de peso y mantenerlo es llevar una dieta equilibrada.

Comer con cabeza, compensando los excesos que puedas cometer una noche de cena con tus amigas o en alguna copiosa comida familiar con un menú depurativo al día siguiente es algo que te ayudará a mantener estable tu peso y recuperar la sensación de bienestar.


Desde dietas a tu medida os hacemos llegar algún ejemplo de dieta depurativa muy útiles tras las festividades navideñas:

DIETA DEL POMELO O NARANJA

Desayuno: Zumo de pomelo. 1 tostada de pan (30g)

Media mañana : Un yogurt desnatado o un zumo de pomelo.

Comida: Sopa de apio. Dos huevos duros. Un pomelo.

Merienda: Un yogurt desnatado o un zumo de pomelo.

Cena: Escarola o espinacas con una tarrina de queso de Burgos. Un pomelo.

DIETA DE FRUTA Y VERDURA.

Desayuno: Un zumo de fruta natural o medio vaso de leche descremada.

Media mañana : Una pieza de fruta.

Comida: Ensalada verde. Macedonia de frutas (medio plátano, medio kiwi, media rodaja de piña, media manzana o pera o naranja).

Merienda: Un yogurt desnatado o una pieza de fruta.

Cena: Crema de cebolla, apio y espárragos. Macedonia de frutas (medio plátano, medio kiwi, media rodaja de piña, media manzana o pera o naranja).